ciencia

En el día de Año Nuevo, 1801, un 8º planeta fue detectado orbitando alrededor del Sol entre Marte y Júpiter. Lo nombraron Ceres y su descubrimiento fue considerado como un gran presagio para el futuro de la ciencia en ese siglo XIX que apenas empezaba.

Pero la emoción se tornó en desesperación unas semanas más tarde, cuando el pequeño planeta se perdió entre una plétora de estrellas. Los astrónomos no tenían idea de dónde se había ido.

Días después, sin embargo, un alemán de 24 años natural de Brunswick, anunció que sabía dónde encontrar el planeta extraviado y les indicó a los astrónomos hacia qué lugar del cielo nocturno apuntar sus telescopios.

Como por arte de magia, Ceres reapareció.

De la noche a la mañana, Johann Carl Friedrich Gauß se convirtió en una celebridad de la ciencia.La magia de las matemáticas

Por supuesto, su gran acto de predicción astronómica no fue un acto de magia. Fue un acto de matemáticas.

A finales del siglo XVIII ya se predijo la existencia de un planeta en esa vecindad; los astrónomos lo buscaron y lo encontraron, pero por casualidad.

Gauss utilizó el análisis matemático para averiguar qué camino tomaría el cuerpo celeste a continuación.

El método que Gauss inventó para encontrar la ruta Ceres es una de las herramientas más importantes en toda la ciencia porque nos permite convertir una gran cantidad de observaciones desordenadas en algo significativo.

Se conoce como la función gaussiana o la distribución normal y gracias a ella se resuelven delitos, se evalúan medicamentos y se toman decisiones políticas.

Desde el punto de vista estrictamente matemático, probablemente no es el mayor logro de Gauss, pero el impacto que ha tenido en tantas áreas diferentes de la ciencia (y la vida) es extraordinario.¿Quién era ese joven alemán?

En la Europa del siglo XVIII, la matemática era una ocupación de los privilegiados, financiada por la aristocracia o practicada por aficionados en su tiempo libre.

Pero uno de los matemáticos más grandes de esa y todas las épocas, Carl Frederick Gauss, nació pobre.

Y podría decirse que fue gracias a la visión y el mecenazgo de Carlos Guillermo Fernando duque de Brunswick-Wolfenbüttel que pudo desarrollar su fenomenal talento.

En 1791, el duque ofreció pagar los estudios universitarios de Gauss, quien entonces tenía 14 años.

El noble estaba convencido de que una población bien educada era la base del éxito comercial de Brunswick y siempre estaba pendiente de los estudiantes sobresalientes.

Gauss era uno de ellos.Brillante

A los 15 años, detectó un patrón extraordinario escondido entre los números primos, uno de los mayores misterios en las matemáticas en ese momento.

A los 19 años, descubrió una hermosa construcción de una figura regular de 17 lados -un heptadecágono- utilizando solo una regla y un compás, algo que durante 2.000 años se había pensado imposible.

A esa edad, tal vez para mantenerse al día con sus múltiples avances, comenzó a llevar un diario matemático.

Las entradas empiezan en 1796 y la última tiene la fecha de 9 de julio de 1814.

En las 19 páginas de uno de los documento más preciosos de la historia de las matemáticas están registrados brevemente 146 resultados como…

  • 30 de marzo, Brunswick: Los principios de los que depende la división del círculo y la división geométrica del mismo en 17 partes.
  • 27 de junio, Gotinga: Una nueva prueba del teorema aureo todo a la vez, desde cero, diferente y no poco elegante.
  • 10 de julio: Todo número número entero positivo puede expresarse como suma de como mucho tres números triangulares

Aunque estaba tan emocionado con este último descubrimiento que realmente lo que escribió en su diario fue:

Más tarde, recopiló muchas de estas entradas de diarios sobre las propiedades de los números en su primer libro, publicado en 1801, “Disquisitiones Arithmeticae”, dedicado al generoso duque.

En él -entre otras cosas- estaba el fundamento para una nueva rama de las matemáticas, la teoría de los números.

Con siete sellos

Gauss esperaba que su obra lo hiciera notable en Francia, el epicentro de las matemáticas en Europa. Sin embargo, para su gran disgusto, no fue bien recibida por la Academia de Ciencias de París.

Hasta cierto punto, él mismo tuvo la culpa.

Presentó sus ideas de una tan manera increíblemente críptica que hubo quienes describieron su tratado como un libro “sellado con siete sellos”.

No obstante, un matemático francés le escribió:

“Su Disquisitioned Arithmeticae ha sido objeto de mi admiración y mi estudio durante mucho tiempo.

“El último capítulo de este libro contiene, entre otras cosas, el hermoso teorema sobre la ecuación 4 (x ^ n-1) / (x-1) = y ^ 2 + -nz ^ 2; Creo que se puede generalizar (…)

“Me tomo la libertad de someter este intento a su juicio, persuadido de que no desdeñará ayudar, con su consejo, a un aficionado entusiasta en la ciencia que usted ha cultivado con tan brillante éxito”.

Fue el comienzo de una correspondencia que iba a tener consecuencias más allá de las matemáticas.

En noviembre de 1806, su protector, el duque Fernando, resultó herido de muerte en una batalla contra el ejército de Napoleón.

El estado de Hannover quedó bajo el control de Napoleón y los profesores se vieron obligados a pagar un impuesto al gobierno francés de 2.000 francos, una pequeña fortuna en el momento.

Gauss se negó, poniéndose en gran peligro.

Pero el misterioso Monsieur Le Blanc usó su influencia para asegurarse de que no le ocurriera nada malo al joven y brillante Gauss.

Fue solo cuando Gauss intentó agradecérselo que descubrió su verdadera identidad: Monsieur Le Blanc era en realidad una mujer llamada Sophie Germain.

Sobre El Autor

Music God

Lorem sed et, duis vel consequat nostrum, augue feugiat imperdiet consequat pellentesque faucibus rerum. Curabitur nisl quam, feugiat pharetra fringilla a, viverra id mauris. Suspendisse luctus ultrices blandit fusilki.